Capellanía
03 de septiembre de 2017
 

Septiembre junto a Jesús y la Virgen

 

Te invitamos a leer la carta del capellán de este mes, en la que se nos invita a tres cosas: a aprovechar la primavera para renovar la alegría y compartirla, a hacerle un regalo a la Virgen por su cumpleaños, y a acompañar especialmente a Jesús en la fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz.

Por P. Jorge Fraile
 

Ya se alargan los días y comenzamos a ver en la naturaleza la fuerza de vida de la primavera que se acerca, haciendo aún más bella la Creación que Dios nos ha entregado para que lo alabemos, y la disfrutemos. Es un tiempo oportuno para renovar la esperanza y la alegría en nuestro hogar, y compartirlas con quienes por diversos motivos, sufren.

El día 8 celebraremos, como todos los años, el cumpleaños de la Virgen María, Madre de Dios y Madre nuestra: del mismo modo que preparamos con ilusión el cumpleaños de mamá en casa, podríamos preguntarnos, ¿qué regalo le gustaría recibir a María de mi parte?, y seguramente se nos ocurrirá algo muy bueno. Tendremos fiesta en el Colegio y en el Jardín, con una Misa más solemne, canciones, flores, cartas y dibujos llenos de cariño, que las alumnas y los más pequeños cada año le ofrecen. También procuraremos llevar esa alegría a casa, y a las personas que más lo necesiten. Pero además, sin duda, la Virgen está dispuesta ese día a conseguirnos gracias especiales, si acudimos a su intercesión con confianza: pidamos con fe lo que más necesitamos.

El 14 la Iglesia celebra la Exaltación de la Santa Cruz, fiesta que nos recuerda que la Cruz de Jesús es donde fuimos redimidos, porque en ella el Señor dio su vida por nosotros, transformando el dolor en amor redentor. Por eso la veneramos y, procurando llevar con alegría la Cruz de cada día acompañando a Jesús, somos conscientes de que en nuestras caídas y dolores nunca estamos solos, pues la infinita misericordia de Dios nos perdona los pecados y nos acompaña a la hora del dolor. “La Cruz, decía San Juan Pablo II, es una silenciosa cátedra de amor en la que se aprende a amar en serio”. Y el día 15, recordaremos a la Virgen de los Dolores, que Jesús nos dio como Madre desde la Cruz: ella nos invita a sentir su cercanía en todo momento, en especial cuando se hace presente el sufrimiento.

Agenda de eventos