Vida en el colegio|Biblioteca
9 de julio
09 de julio de 2017
 

Día de la Independencia

 

Hay fechas que se esperan con mucho entusiasmo, porque se festejan  con alegría, con un sentimiento patriótico muy fuerte.

El 9 de julio es la Fiesta de la Patria por excelencia para todos los argentinos.

Un día alguien en Tucumán abrió las puertas y el corazón, para que una casa acunara nuestra historia como país.

 
 

Las alumnas de 2°año B se suman al festejo, con unas historias que nos muestran costumbres y momentos de aquella época inolvidable, para todos los que pertenecemos a esta tierra maravillosa.

Queremos recomendar también a nuestras alumnas, que se acerquen a la bibliotea para recrearse con algunos de los libros que nos cuentan de una forma muy placentera, los acontecimietos vividos en la querida Tucumán.

 
 

La carreta

Me muevo de acá para allá por las calles de la ciudad. A veces me ponen frutas y verduras, las que llevo al mercado.

Tengo ruedas muy grandes y cuando llueve soy el mejor de los transportes para andar por el barro.

Catalina Solari

 

Vendedora de empanadas

A nosotras las vendedoras ambulantes nos gusta conversar mucho y enterarnos de todo lo que pasa en la ciudad.

Caminamos muchísimo vendiendo las empanadas a todos los vecinos. Al pueblo les gusta mucho. Soy la negrita Melisa, y aunque el trabajo me agota, me gusta que damas y caballeros coman mis ricas empanaditas.

 

Las damas de Tucumán

Sus vestidos son largos, debajo de ellos muchas enaguas que suelen inflarlos.

En sus cabezas enormes peinetones, sobre ellos hermosas mantillas que los hacen más elegantes.

En sus manos llevan abanicos, no sólo para refrescarse, también para coquetear.

Elena Sánchez Sorondo

 

Tomasa, la vendedora de pastelitos

Hola, mi nombre es Tomasa. Soy vendedora de pastelitos.

A todos les gusta lo que hago, por eso siempre estoy amasando para que la gente de la ciudad pueda comerlos y disfrutarlos.

Suelo llevarlos en una canastita y salgo a cantar mi pregón por las callecitas.

 

El Río de la Plata

Cuando hace calor, todos vienen a bañarse en mis aguas. No siempre me gusta porque estoy durmiendo muy tranquilo y hacen tanto ruido y alboroto que me despiertan.

Pero después sopla un vientito y entonces todos vuelven a sus casas y yo puedo disfrutar del viento y dormirme otra siestita.

Teresa Uriarte

 

Las calles de Tucumán

En estos días muchas carretas y distintos carruajes se pasean por mí. La gente va y viene, damas, caballeros, vendedores y todos comentan y comentan, pero yo no puedo oirlos por el alboroto.

Los agüateros me empapan con el agua que traen en baldes, y las damas se quejan porque embarran sus vestidos.

Espero que le guste lo que les he contado.

Lucía Nolting

 

El abanico

Las damas de la época me usan muchísimo, cuando hace calor, pero sobre todo para coquetear,  cuando algún caballero las saca a bailar en las tertulias.

Las hacen ver más lindas y elegantes.

Bernardita López Jallaguier

 

El peinetón

Las damas me llevan en sus cabezas, soy infantable en las tertulias. Conmigo se ven más elegantes y más altas.

Soy una de las prendas más importantes y me traen de Europa.

Sol Radrizzani

 

Casita de Tucumán

Soy bajita, con grandes ventanas que llegan al piso. Mis paredes muy blancas. En mi interior hay grandes patios llenos de macetas con flores hermosas, y no falta en el centro el aljibe de donde sacan el agua fresquita. Soy la  casa más importante de la ciudad

Maggie Delpech

 

 

 

 

 

 

 

Agenda de eventos